Aunque las cámaras son independientes de la instalación, es necesario considerarla para orientar mejor su elección. Por supuesto, algunas cámaras son fijas y otras son motorizadas. Consejos inteligentes: hacer un plano de la zona que se va a vigilar, estimar los campos necesarios yendo a los emplazamientos de las futuras instalaciones, juzgar la utilidad o no de las cámaras motorizadas, apreciar la exposición a las inclemencias del tiempo, proyectar las posibilidades de conexiones (si se opta por la red cableada) y anticipar los posibles actos de vandalismo (protección de las cámaras).