Después del embarazo, sólo hablamos del recién nacido y nos olvidamos de la madre con demasiada frecuencia… Sin embargo, la primera regla para una buena lactancia es que la madre debe estar sana, en forma y con confianza! No te descuides, cuida tu dieta, Pida consejo si lo necesita, ¡cuídese y cuide su salud! Necesita sentirse descansada (¡tanto como sea posible de todos modos!) y serena para amamantar correctamente a su bebé.